Investigación Científica, Tecnológica, Administrativa y otras.


Este escrito pretende ser solo una reflexión sobre las formalidades que se aplican a las investigaciones, tanto las que podríamos denominar científicas (a riesgo de ser cientificistas), las tecnológicas, las administrativas y otras más, tales como las educativas, humanísticas y cualquier otra modalidad o forma, definida fundamentalmente por el campo de interés de la búsqueda, el nivel de la producción intelectual y material que encierra y la finalidad que se plantea o su sentido teleológico.

Podría decirse que en esencia la investigación es un proceso de búsqueda, en el caso de las investigaciones de profesionales (y de aprendices que aspiran a ser colegas) el rasgo de la búsqueda se hace más preciso. Si bien toda investigación persigue respuesta a problemas planteados, las motivaciones, la elaboración de la respuesta y los productos de la investigación son muy peculiares en cada campo (incluso en cada caso singular).

No se desea caer en la posición reduccionista de que la única investigación aceptable es la científica y que todo lo que no es científico (en el sentido positivo del término) esta fuera de cuestión. Tomar esta postura nos empobrecería en gran medida, donde dejaríamos los intentos de buscar respuestas de disciplinas del saber humano que no se sometan a esta dictadura del Método Único.

Lo que se desea es plantear que todas las investigaciones tienen en sí mismas elementos que le unifican como definiciones de un concepto mayor. Así, cada definición particular se enfoca y se emplea para la realización de metas particulares y el logro de respuestas
que las otras definiciones pudieran ser incapaces de producir.

Retomando el título del artículo, es necesario explicar que es lo que estamos considerando investigación científica (al igual que las otras investigaciones mencionadas), en tal sentido, a riesgo de una sobre simplificación grosera, baste decir que la investigación científica tiene como cualidad definitoria la finalidad de producir un nuevo conocimiento científico sobre el mundo y sus fenómenos. En el caso de las investigaciones tecnológicas, sucede que si bien generan algo nuevo, la novedad no es en sí un conocimiento, sino que generalmente es una aplicación del conocimiento existente (aunque en ocasiones las fronteras resultan difusas).

Por otra parte, las investigaciones administrativas se realizan fundamentalmente para el abordaje de problemáticas concretas de funcionamiento de sistemas sociales y recursos económicos diversos. Ciertamente que un profundo trabajo de reflexión de la realidad puede conducir a la elaboración de un nuevo conocimiento, pero esto no es el objetivo central de estas investigaciones, su punto o eje de interés es más propio de asuntos procedimentales necesarios para la existencia de las organizaciones (públicas o privadas) de cualquier ámbito del quehacer humano.

Con lo dicho hasta ahora, puede que al lector le sea más sencillo comprender la sorpresa de un investigador formado por la vieja escuela (con un concepto de ciencia a medio caballo entre la ingenuidad y el idealismo) cuando encuentra que a nivel de licenciatura (que se espera sea obtenida por una investigación científica) se plantee como trabajo una investigación administrativa (como un manual de procedimientos). Se debe aclarar que con esto no se pretende menospreciar el trabajo realizado en ninguna de las áreas mencionadas, pues sé en carne propia que cada una presenta sus propias complejidades y pueden dar muchos más dolores de cabeza de lo que nos gustaría admitir. El asunto está en comprender que la crítica que se realiza está mas bien orientada a la institución educativa que promueve esta clase de confusiones, es cierto que en determinados casos se presenta el trabajo de grado como un ejercicio metodológico, pero ocurre que es el primero de su tipo que realiza el futuro profesional, por ello debería ser el bautizo de fuego en donde pueda demostrar el talento y las habilidades adquiridas durante su formación.

Es válido señalar, ya para finalizar que la motivación para escribir el texto nace de una conversación con un estudiante en proceso de investigación para su Proyecto de Tesis de Licenciatura, que deseo pueda completar con bien, en el curso de los temas llegamos a un problema en cuanto al trabajo que se planteaba, en tanto que se trataba de algo que bien podría contenerse en lo que el viejo manual UPEL coloca como Modalidad de Proyecto Factible. Ya a estas alturas queda pendiente en un futuro artículo explicar brevemente lo que son las modalidades y su diferencia con respecto a lo que otras fuentes del área de metodología denominan diseños de investigación.

Anuncios

Acerca de pedrobrito2004

Docente en la Escuela de Comunicación Social – UCV. Investigador de la UIRHDS del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales,FaCES-UCV.
Esta entrada fue publicada en Investigación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s